Lo mejor de Istria

Lo mejor de Istria

La península de Istria merece una visita por sus centros vacacionales de costa, sus playas, sus pueblos medievales, su comida, sus vinos y sus hoteles rurales.

El viaje empieza en Pula, la capital de la península, donde se alza un anfiteatro romano con vistas al puerto, increíblemente conservado. En la arena se celebraban competiciones de gladiadores ante 20 000 espectadores. Hoy se puede visitar junto con el pequeño museo que hay en las cámaras inferiores. Con dos días en Pula se descubrirán otras ruinas romanas y, al menos una tarde, hay que dedicarla a explorar el cabo Kamenjak en bicicleta o a pie; deshabitado, es el punto más meridional de Istria y está formado por colinas cuajadas de flores silvestres (entre ellas 30 especies de orquídea), hierbas medicinales y cerca de 30 km de playas y calas vírgenes.

Se aconseja parar en Bale, localidad fuera de lo común y uno de los secretos mejor guardados de Istria. Después hay que seguir hasta Rovinj y dedicar al menos dos días a la población vacacional más importante de la costa. Sus empinadas calles y sus plazas conducen a la imponente iglesia de Santa Eufemia, con un campanario de 60 m de alto. Hay que explorar con calma las frondosas playas y alguna de las 14 verdes islas que forman el archipiélago de Rovinj, frente a la costa. Luego se sigue costa arriba hasta Poreč para ver la basílica Eufrásica, Patrimonio Mundial, uno de los mejores ejemplos de arte bizantino de Europa, que se mantiene intacta y que cuenta con unos espectaculares frescos del s. vi.

El resto del viaje se pasa explorando los bosques del interior de la península. Se recomienda parar en la musical Grožnjan antes de seguir hacia Motovun, localidad igualmente artística, conocida por su festival de cine de verano. Buzet, célebre por ser el epicentro de la trufa de Istria, es un buen punto de partida para explorar los pueblecitos del corazón gastronómico de Croacia, donde se podrá probar el pršut (jamón), las aceitunas, los vinos y, por supuesto, las trufas. Allí se encuentra también la localidad más pequeña del mundo, la adorable Hum. Continuando hacia el suroeste, se pasa por Pazin, lugar de la famosa sima que inspiró a Julio Verne. De vuelta hacia Pula hay que parar en Svetvinčenat, con su plaza y su castillo renacentistas.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Playa nudista
Las mejores playas nudistas del mundo y consejos de expertos bloggers para quienes tengan curiosidad por probar la desnudez social por primera vez.
Puesta de sol en Dubrovnik, Croacia
Dubrovnik es el mejor destino para cualquiera que adore ver caer el sol debajo del horizonte. Estos son los 10 mejores lugares de Dubrovnik para contemplar la puesta de sol.
Rudy_Balasko_Shutterstock
Zadar, Croacia, paseo marítimo
10 grandes experiencias en Zadar, Croacia, ciudad Top 9 del Best in Travel 2019: animada vida nocturna, panorama gastronómico estimulante, casco antiguo bonito, montañas, islas...
PATSTOCK_Getty_Images