Segundo día

El día empieza en St. Georg con un desayuno en Café Gnosa, en Lange Reihe, con sus boutiques y talleres de artesanía. El Museum für Kunst und Gewerbe merece un par de horas de visita. Para almorzar, Café Koppel.

Tras un café o un cóctel en a.mora hay que ir a la Hamburger Kunsthalle. Después, lo mejor es alquilar un bote de remos para recorrer el Segelschule Pieper.

Para cenar en St. Pauli se puede ir a Clouds. Después, un paseo por Reeper-bahn antes de empezar la noche con una cerveza en Zur Ritze o Zum Silbersack, un buen concierto de jazz en Mojo Club y bailar hasta altas horas en Molotow.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.