Una selección de lugares extraordinarios: 16 maravillas incuestionables

Texto por
Lola Escudero
Taj, Mahal, India
Boris_Stroujko_Shutterstock

16 lugares excepcionales y asombrosos, 16 maravillas indiscutibles

Algunos lugares en el mundo son capaces de poner de acuerdo a todo el mundo: son los rincones más bellos de la Tierra. Lugares asombrosos y excepcionales que la naturaleza o el hombre han creado y que mantienen un atractivo incuestionable. A continuación, una selección de 16 maravillas indiscutibles.

1. Alhambra, Granada, España

La Alhambra, Granada, España

© emperorcosar / Shutterstock

 

No hay adjetivos suficientes para describir esta ciudadela roja, cuya silueta se recorta sobre las cumbres de Sierra Nevada al fondo. Maravillosa, inspiradora, única… La Alhambra es la imagen más icónica del exotismo árabe en Europa. Fue la opulenta residencia de los sultanes durante el Reinado Nazarí de Granada, pero ya mucho antes era una ciudadela fortificada construida en un lugar realmente espectacular.

Pasearse por sus patios y jardines es como entrar en una fantasía de las mil y una noches, entre mosaicos, azulejos esmaltados, techos con mocárabes, esculturas islámicas y tranquilos estanques. El sonido del agua acompaña siempre, igual que la fragancia de los cítricos en el frondoso paraíso secreto del Generalife, la residencia de verano de los sultanes.  

 

2. Coliseo, Roma, Italia

El Coliseo, Roma, Italia

© Luciano Mortula-LGM / Shutterstock

 

Lo que más sorprende de este gran anfiteatro romano es lo bien que se conserva. El anfiteatro Flavio, conocido como Coliseo, fue ordenado construir en el año 72 por el emperador Vespasiano pero lo inauguró su hijo Tito, con unos juegos que duraron 100 días y 100 noches. Fue el estadio más temido de Roma para gladiadores y condenados a morir luchando con las fieras, aunque no era el más grande (que era el Circo Massimo).

El Coliseo sigue allí, dos mil años después, con todo su esplendor, y  permite perfectamente imaginar como era en su apogeo, cuando estaba recubierto de mármol y techado con un enorme toldo de lona que sombreaba los 50 000 asientos escalonados que rodeaban el óvalo central. Debajo del óvalo central aguardaban los gladiadores y los animales encerrados en un complejo subterráneo (el hipogeo) tan interesante como el de la superficie. 

 

3. Acrópolis, Atenas, Grecia

La Acrópolis, Atenas, Grecia

© Drozdin Vladimir / Shutterstock

 

La cultura occidental tiene un origen muy concreto: la Acrópolis ateniense. Vigilando desde lo alto la ciudad de Atenas, este conjunto de monumentos blancos (que en otros tiempos fueron polícromos) representa la civilización clásica por excelencia y la cultura que Grecia dejó al mundo occidental, coronado por su edificio más simbólico: el Partenón.

El mármol blanco de sus templos y monumentos reluce bajo el sol durante el día y va transformándose en un color dorado cuando cae la tarde. Incluso por la noche, iluminada, la Acrópolis es una de esas imágenes irrepetibles.

 

4. Petra, Jordania

Petra, Jordania

© Vova Shevchuk / Shutterstock

 

La ciudad perdida de Petra es una de las maravillas del Mundo Antiguo, uno de esos lugares a los que todo viajero sueña con ir alguna vez en la vida. Aparece en muchas películas de aventuras (¿quién no recuerda a Indiana Jones y En busca del arca perdida?) y sus colores rojizos garantizan unas fotos únicas.

La antigua ciudad del reino de los Nabateos conoció su época de esplendor en los siglos IV a.C.- I d.C. pero después fue cayendo en el olvido y a ello ayudó su peculiar situación, en un valle rodeado por altas montañas y con una única entrada a través de un profundo desfiladero (el Siq). Nadie volvió a saber de ella hasta que un explorador suizo, Burckhardt, la descubrió en 1812. Petra fue un enclave comercial pero también un lugar para esconderse de las invasiones y una ciudad funeraria: de ahí las magníficas tumbas que hoy se pueden contemplar.

 

5. Gran Muralla, China

La Gran Muralla, China

© Sofiaworld / Shutterstock

 

Es espectacular y, aunque no sea cierto que la Gran Muralla china sea la única construcción humana que se ve desde el espacio, es abrumadora, también a nivel del suelo. Y más impresionante debía de resultar cuando fue construida hace 2300 años para bloquear el paso de las hordas de invasores. Su longitud oficial es de 21 196,18 km, con una altura media de 7,8 metros, aunque en algunos tramos llega a tener más de 14 metros.

Los tramos más restaurados son los más cercanos a Beijing, pero la línea fortificada sigue hacia el noroeste, hasta fundirse con el desierto. La Gran Muralla es la obra de más envergadura de la historia chinaaunque más de una tercera parte de la muralla haya desaparecido sin dejar rastro, y también la construcción más ambiciosa del mundo en toda la historia.

 

6. Angkor Wat, Siem Reap, Camboya

Angkor Wat, Siem Reap, Camboya

© Sakdawut Tangtongsap / Shutterstock

 

Angkor es la mayor estructura jamás construida: ocupa unos 200 km2 y es uno de los mayores tesoros arqueológicos del mundo. La ciudad perdida del antiguo reino de Camboya, permaneció oculta durante siglos en la jungla, hasta que a finales del siglo XIX unos viajeros franceses descubrieron este extraordinario recinto de templos construido por un rey jemer en el siglo XII.

Entre todos sus templos, Angkor Wat es el más grande y también el mejor conservado, pero solo es la pieza central de una gigantesca ciudad fantasma de templos en ruinas que emergen de todos los rincones de la jungla camboyana.

 

7. Taj Mahal, Agra, India

Taj Mahal, Agra, India

© AlexAnton / Shutterstock

 

Rabindranath Tagore escribió que el Taj Mahal era “una lágrima en la mejilla del tiempo”. Este edificio palaciego de mármol blanco reluciente, en la ciudad de Agra, es en realidad un monumento funerario, un homenaje del emperador mogol Shah Jahan a su esposa favorita que murió de parto.

Es blanco, pero cambia de tonalidad a azules, naranjas o rosas según la luz y la distancia, como una piedra semipreciosa. Está considerado el ejemplo más bello de palacio-mausoleo, que se completa con otra serie de edificios en los que se incluyen una gran mezquita, una casa de invitados y jardines. 

 

8. Isla de Pascua, Chile

Isla de Pascua, Chile

© View-Apart / Shutterstock

 

Los moáis vigilan imperturbables desde hace siglos el Pacífico, controlando que nadie se acerque hasta estas remotas islas chilenas envueltas en un halo de misterio. Estas enormes cabezas de piedra pertenecen a la cultura de los rapanui, el pueblo que habitaba la isla de Pascua, o Rapa Nui.

¿Por qué se construyeron? ¿Cómo lograron transportar estos enormes bloques de piedra desde las canteras interiores hasta la costa? Recientes trabajos arqueológicos han demostrado que en realidad son tumbas, ya que bajo las cabezas y torsos de los moáis se encuentran enterrados los cuerpos de sus jefes guerreros. 

 

9. Machu Picchu, Perú

Machu Picchu, Perú

© Marnix Foeken / Shutterstock

 

La “ciudad perdida de los Incas” estuvo abandonada durante siglos hasta que Hiram Bingham, un aventurero-arqueólogo americano, que inspiraría después el personaje de Indiana Jones, la descubrió en 1911.

Se llega por el Camino del Inca, entre bosques brumosos y varios pasos andinos elevados. Una vez allí, es imposible no asombrarse ante el Machu Picchu, esta obra de arte de una antigua civilización, que no se sabe muy bien por qué, un día dejó abandonada esta increíble ciudadela.

 

10. Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

© Olga Kot Photo / Shutterstock

 

Iguazú es uno de los paisajes más espectaculares del continente americano. Tres veces más anchas que las de Niágara, y en mitad de una selva llena de jaguares, monos y caimanes, sus 275 cascadas, compartidas por Brasil y Argentina, son el mayor sistema de saltos de agua del mundo.

El atronador sonido del agua acompañará al viajero durante la visita, y aunque se disfruten desde la seguridad de una pasarela, resulta imposible no sentir una cierta inquietud mientras las cortinas de agua caen al alrededor.

 

11. Salar de Uyuni, Bolivia

Salar de Uyuni, Bolivia

© streetflash / Shutterstock

 

El mayor desierto de sal del mundo es también el más alto, a más de 3600 m sobre el nivel del mar: está en el suroeste de Bolivia y acercarse a verlo resulta siempre una experiencia transformadora.

Durante algunos meses al año (de diciembre a abril), los lagos cercanos se desbordan cubriendo el Salar de Uyuni en un reflejo espectacular del cielo. Y en cualquier caso y época, cruzar la belleza desolada y cruda de Uyuni es algo extraordinario: el horizonte blanco e infinito permite a los fotógrafos jugar con la perspectiva y la profundidad de campo, con los efectos ópticos y los espejismos. 

 

12. Tikal, Guatemala

Tikal, Guatemala

© chrisontour84 / Shutterstock

 

El Templo IV de Tikal, el segundo edificio precolombino más alto de América, sobresale entre la densa selva de El Petén, en Guatemala. El que fuera uno de los reinos más poderosos de la civilización maya, allá por los años 200 a 900, fue engullido por la vegetación y durante siglos sus únicos residentes fueron los monos araña o los coatíes que corretean entre sus árboles. Hasta mediados del siglo XIX no se organizó la primera expedición en busca de esta ciudad perdida.

Hoy el yacimiento de Tikal, con sus seis pirámides coronadas por templos, es el mayor yacimiento arqueológico del continente e ilustra la sofisticación de la arquitectura y escultura mayas. El complejo ceremonial llegó a tener hasta 100 templos, así que los arqueólogos todavía tienen mucho por descubrir en Tikal. Continúa siendo un misterio el por qué se hundió una civilización tan espléndida. 

 

13. Gran Cañón, Arizona, EE UU

El Gran Cañón, Arizona, EEUU

© Amanda Mohler / Shutterstock

 

La tierra se parte en dos en el Gran Cañón, un inmenso tajo rojizo de 1829 metros de profundidad. Al asomarse al abismo, se siente una verdadera fascinación, pero también se puede simplemente mirar al horizonte y contemplar unos amaneceres y puestas de sol sublimes, cuando la luz pinta el paisaje con colores púrpura y rojizos.

Sus dimensiones son enormes, más de 446 km de longitud, y permiten acceder desde varios puntos: la cabecera sur (South Rim), más concurrida y llena de miradores, y la norte (North Rim), perfecta para hacer una ruta tranquila disfrutando de uno de los paisajes más abrumadores del Planeta. 

 

14. Kilimanjaro, Tanzania

Kilimanjaro, Tanzania

© HordynskiPhotography / Shutterstock

 

Es la cima de África, una inmensa montaña en cuya cumbre, a 5896 m, se pueden contemplar glaciares ecuatoriales, al menos de momento, porque el cambio climático y la deforestación los está reduciendo drásticamente y probablemente desaparecerán antes de 2050.

La silueta del Kilimanjaro, con su cumbre nevada y achatada y los elefantes o búfalos paseando tranquilamente entre las acacias de la llanura africana es una de las imágenes más icónicas del África Oriental. En realidad, el monte Kilimanjaro está formado por tres volcanes inactivos: el Shira, el Mawenzi y entre ambos, el Kibo, el más representativo de todos y también el más reciente geológicamente, con su gran pico, el Uhuru. 

 

15. Bahía de Halong, Vietnam

Bahía de Halong, Vietnam

© Nguyen Quang Ngoc Tonkin / Shutterstock

 

Un laberinto de más de 2000 islas e islotes que parece sacado de una leyenda de piratas, descansa sobre esta bahía del norte de Vietnam, cerca de la frontera con China.

Los juncos antiguos navegan entre los afloramientos calizos mientras la niebla se engancha entre los islotes. la bahía de Halong esconde también sorprendentes cuevas en las que los visitantes navegan entre estalactitas y estalagmitas. Fuera, bajo el agua, se oculta otro mundo, un auténtico jardín de coral. Halong fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994 y desde 2011 es también una de las siete maravillas naturales del mundo. 

 

16. Pirámides de Gizeh, El Cairo, Egipto

Pirámides de Gizeh, El Cairo. Egipto

© Andre Klaassen / Shutterstock

 

Más de 4000 años de historia se alzan en forma de pirámide en las afueras de El Cairo. Las tres pirámides de Gizeh son las únicas de las siete maravillas de la Antigüedad que continúan en pie.

Solitarias (a pesar de la cercanía a la ciudad) y rodeadas de arena, su forma perfecta y su construcción siguen siendo un misterio. Fueron las tumbas de los reyes Keops, Kefrén y Micerino y llevan muchos siglos guardando en sus entrañas secretos trascendentes relacionados con su construcción que han dado lugar a las más disparatadas teorías. La gran pirámide, la de Keops, sirvió como ejemplo para otras más de 70 pirámides similares que todavía se pueden contemplar en todo Egipto, pero ninguna conserva la majestuosidad del modelo original. 

 

Otras 16 maravillas del mundo que no hay que perderse

 

¡Apúntate a nuestra newsletter y explora el mundo con Lonely Planet!

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.