La cultura en Jamaica

Estilos de vida

Son muchos los que llegan a Jamaica con la mochila cargada de tópicos: rastas porreros, chavales violentos de los guetos de Kingston, reggae, etc. Pero la realidad es mucho más interesante y compleja, y la diversidad cultural de la isla es tan grande como la variedad de su geografía: un país suave como una taza de café Blue Mountain y vibrante como un trago de ron blanco.

‘Out of Many, One People’

El lema nacional refleja la herencia de Jamaica. Además de los muchos esclavos traídos de África occidental, la población estaba formada por ingleses, escoceses, galeses, alemanes, judíos hispanos, portugueses, ‘sirios’ (término que designa a todos aquellos procedentes de la parte oriental del Mediterráneo), así como chinos e indios llegados como trabajadores forzados después de la emancipación.

Jamaica se autoproclama crisol de armonía racial. Aun así, las inseguridades identitarias derivadas de la época de las plantaciones todavía perduran. Las líneas de clase trazadas durante la época colonial han dejado profundas diferencias sociales estrechamente ligadas al color de la piel. En consecuencia, los jamaicanos de piel más clara tienen muchas más probabilidades de encontrar trabajos mejor remunerados, por lo que el emblanquecimiento de la piel es una práctica común. Las clases medias han tratado siempre de distanciarse de los habitantes de los barrios de chabolas, y perdura cierto resentimiento contra los blancos, especialmente entre los más pobres, y desencanto con la Jamaica posterior a la independencia..

Los jamaicanos son esforzados trabajadores, serviciales, corteses, amables y llenos de humildad. Sin embargo, los recuerdos de la esclavitud y el racismo siguen suscitando un espíritu de anarquía latente en una sociedad dividida entre ricos y pobres. Quienes luchan duro contra la pobreza desprecian el tópico del “paraíso tropical”.

A los jamaicanos les encanta el debate o “razonar”. Suelen expresarse con vehemencia, y las diferencias de opinión a menudo se convierten en locuaces discusiones con algunos circunloquios confusos y monólogos interiores.

Su sarcasmo y sardónico ingenio son legendarios, pero la jocosidad ha pasado a ser una válvula de escape que oculta sus verdaderos sentimientos. En un país donde es difícil salir adelante, el dicho “everyt’ing irie” (no hay problema) puede ser una señal inequívoca de humor negro.

Economía

Jamaica está considerado un país de ingresos medios, dotado de una clase media modesta pero importante, culta, emprendedora y a menudo muy vinculada con Gran Bretaña y EE UU.

Con todo, muchos jamaicanos viven en bolsas de extrema pobreza, ya sea en el campo (campesinos, pescadores y asalariados) o en guetos y barrios de chabolas de Kingston. Es difícil encontrar oportunidades laborales sin una buena educación, que no es precisamente barata, así que son muchos los que aguardan la ocasión. Los ingresos medios per cápita no llegan a los 5000 US$ al año y muchos dependen de las remesas de dinero de familiares exiliados.

Religión y espiritualidad

Jamaica dice tener el mayor número de iglesias por kilómetro cuadrado del mundo. Aunque muchos extranjeros relacionan la isla con el culto rastafari, aproximadamente un 70% de la población se declara cristiana y la Iglesia aún es un poderoso grupo de presión.

Cristianismo

Los fines de semana, es común ver a adultos y niños con Biblias y vestidos de domingo. Las iglesias de todo el país rebosan de feligreses y la vieja escuela de apasionados sermones es la norma en un país donde la influencia social y cultural de la Iglesia es enorme.

La confesión más practicada es la Iglesia anglicana de Jamaica, seguida de los adventistas del séptimo día, pentecostales, baptistas, metodistas y católicos.

Movimiento rastafari

Los rastas se identifican tanto con Jamaica como el reggae. Desarrollado en la década de 1930, el culto rastafari creció como expresión de los jamaicanos pobres y negros que buscaban la plenitud, y posteriormente se vio realzado por el fervor del movimiento “Vuelta a África” de Marcus Garvey.

Uno de sus postulados cruciales es que los africanos son una de las Doce Tribus desplazadas de Israel. Jamaica es Babilonia y su grupo está exiliado en una tierra que no puede reformarse. Con la coronación de Ras Tafari (Haile Selassie) como emperador de Etiopía en 1930 se cumplía la profecía según la cual un rey y redentor africano conduciría a las tribus desde el exilio a la tierra prometida de Sion, el hogar espiritual de la raza negra.

Fumar ganja (marihuana) es un sacramento para muchos (si no todos) los rastafaris, lo que les ayuda a adquirir sabiduría y divinidad interior gracias a la capacidad de “razonar” más claramente. El análisis de versículos de la Biblia es una tradición esencial que ayuda a ver a través de las influencias corruptoras de Babilonia. Las rastas son una alegoría de la melena del león de Judá.

A pesar de su consciencia militante, la religión predica el amor y la no violencia y sus seguidores viven según estrictos códigos bíblicos que postulan la armonía con tradiciones del Antiguo Testamento. Algunos rastas son abstemios que rechazan el tabaco y observan una estricta dieta vegetariana de comida I-tal, preparada sin sal. Otros como los rastafari de las Doce Tribus comen carne y beben cerveza.

Avivamiento

Jamaica cuenta con varias sectas que se agrupan bajo la denominación genérica de cultos de avivamiento (revivalist) tras el Gran Avivamiento posterior a la emancipación en el que muchos negros se convirtieron al cristianismo. Las ramas más importantes son el sionismo (centrado en la Biblia) y la pocomania o pukkumina, basada en la adoración a los antepasados.

Una creencia fundamental del avivamiento es que los espíritus viven separadamente del cuerpo y pueden habitar objetos inanimados y comunicarse con los humanos.

Las ceremonias se caracterizan por las túnicas sueltas de la congregación, los cánticos, el ruido de los tambores, el don de lenguas y la posesión de los espíritus. Tienen lugar en patios reservados y están encabezadas por un ‘pastor’ o ‘madre’ que interpreta los mensajes de los espíritus.

El kumina, hoy menos practicado, es el más africano de los cultos de avivamiento y combina la evocación de espíritus ancestrales, cánticos de llamada y respuesta e intrincados ritmos de tambor y baile.

La mujer en Jamaica

Aunque la sociedad jamaicana puede resultar insoportablemente machista para los foráneos, las jamaicanas suelen ser fuertes, independientes y económicamente activas. A menudo este espíritu se manifiesta en la confianza, como resulta patente en Portia Simpson-Miller, exprimera ministra del país. Las mujeres jamaicanas logran calificaciones universitarias y disfrutan de un índice de alfabetismo mucho más altos que los varones. Las de clase media han logrado cotas de realización profesional comparables a las de sus homólogas en Norteamérica y Europa

El lado más oscuro es la proliferación de la violencia sexista. Según las estadísticas, una de cada cuatro mujeres se ve sujeta a relaciones sexuales forzadas en el transcurso de su vida. Aunque el país tiene uno de los índices más altos de embarazo adolescente de la región (el 18% de todos los nacimientos), el aborto aún es ilegal, excepto por motivos médicos.

Deporte

Si hay alguien capaz de arrebatarle a Bob Marley el estatus de icono del país, ese es Usain Bolt, el hombre más rápido del planeta y ganador del oro olímpico en las carreras de 100, 200 y 400 m en las Olimpiadas de Pekín, Londres y Río. Junto a Shelly-Ann Fraser-Pryce y Elaine Thompson (ambas oro olímpico en los 100 y 200 m), Bolt forma parte del asombroso plantel de atletas jamaicanos.

En Jamaica el críquet se vive con pasión y jugadores como Courtney Walsh y Chris Gayle son objeto de culto. Jamaica está integrado en el equipo de las Indias Occidentales, que alcanzó los cuartos de final en los Mundiales del 2011 y 2015 y se alzó con la victoria en las ediciones del 2012 y del 2016 del torneo World Twenty20. El estadio nacional de críquet es el Sabina Park, en Kingston, que acoge partidos nacionales e internacionales así como la Caribbean Premier League (CPL), de la que los Jamaican Tallawahs fueron los campeones en el 2016.

El fútbol también es tremendamente popular. La selección nacional (los Reggae Boyz) participaron en el Mundial de 1998, y en el National Stadium de Kingston se disputan partidos internacionales.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Valle de los Reyes, Egipto
Selección de Lonely Planet de destinos malditos y lugares desafortunados del mundo.
Alberto López García-Basteiro
Valle de los Reyes, Egipto
Selección de Lonely Planet de destinos malditos y lugares desafortunados del mundo.
Alberto López García-Basteiro