Santa Mónica

SaMo es la cautivadora hermanita entre hippy y chic de LA, su contrapunto y, para muchos, su salvación. Rodeada por LA y por el Pacífico, aquí es donde Lebowskis de carne y hueso sorben rusos blancos junto a productores de Hollywood con martinis, los chefs famosos comen en taquerías familiares, y madres de clase media y licenciados solteros compran en sus excelentes mercados de agricultores.

Lo mejor en un día

Disfrutar de un desayuno en el amado Huckleberry ; sus pastas y su café son deliciosos. Pasear hasta Wilshire Bl para ver los acantilados de Palisades Park y admirar el océano infinito. Ir al sur hasta el muelle de Santa Mónica para subir a la noria o la montaña rusa en el Pacific Park o quedarse con los pescadores. Ya en la arena de la playa de Santa Mónica, meter los pies en el frío Pacífico o alquilar una bicicleta.

Ir a Tacos Por Favor para gozar de una auténtica taquería y luego ir a ver las exposiciones del California Heritage Museum. Después, observar las tiendas y a los artistas callejeros del Third Street Promenade. Volver a Palisades Park para admirar una clásica puesta de sol californiana.

Una cena de alto copete del sureste asiático aguarda en Cassia, nombrado uno de los mejores restaurantes de América. Luego, un cóctel hecho con precisión en Copa d’Oro o una elegante noche de discoteca en Bungalow.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Paseo de la Fama, Hollywood, Los Ángeles, California, Estados Unidos
En Los Ángeles hay ciertos sitios en los que es más fácil encontrar famosos que en otros.
Olga Canals Angles
Los Ángeles, California, Estados Unidos
Dos días son más que suficientes para recorrer Los Ángeles, su historia, su cine y en definitiva, para vivir una experiencia de lo más americana.
H Go_500px
Pareja de recién casados con el muelle de Santa Mónica al fondo, California, Estados Unidos
Es posible que no haya rincón en California que no haya aparecido alguna vez en películas o series de televisión. Y la playa de Santa Mónica no es una excepción