Cómo llegar a Alaska

Viajar a Alaska es como ir a otro país, incluso para los estadounidenses. Por mar, desde otro estado se tarda casi una semana en llegar a Whittier, en el Prince William Sound, en un ferri de Alaska Marine Highway. Por tierra, un motorista del medio oeste necesitará 10 días para llegar a Fairbanks.

Si se viaja desde los estados continentales de EE UU, la manera más rápida y menos cara de llegar es en un vuelo directo desde diversas ciudades. Si se viaja desde Europa o Sudamérica es casi imposible volar directamente a Alaska, ya que muy  pocas compañías internacionales tienen vuelos directos a Anchorage. La excepción son los vuelos de temporada desde Fráncfort con Condor Airlines (800-524-6975; www.condor.com). La mayoría  de los viajeros internacionales llegan desde ciudades como Seattle, Portland, Mineápolis o Denver.

Entrada a Alaska

Desde los atentados del 11 de septiembre del 2001, los viajes en avión a EE UU no han dejado de cambiar. Actualmente se realizan procedimientos de vigilancia de equipajes y cacheos. En definitiva, que habrá que sacarse los zapatos. Los ciudadanos de fuera de EE UU deben ir preparados para un exhaustivo proceso de interrogatorio en Inmigración.

Cruzar la frontera a Alaska desde Canadá era un proceso relajado y los ciudadanos de EE UU a menudo pasaban solo con un carné de conducir. Hoy todo el proceso se ha complicado mucho y todos los viajeros deben mostrar su pasaporte, responder a muchas  preguntas y, a veces, someter el coche a inspección. 

Pasaporte

Si se viaja a Alaska desde el extranjero, se necesita un pasaporte. Los residentes en EE UU que pasen a través de Canadá necesitarán un pasaporte para volver a entrar en EE UU. Hay que asegurarse de que el pasaporte no caduque durante el viaje, y si se va a entrar en EE UU con el Programa de Exención de Visado (VWP) se debe tener un pasaporte electrónico. En caso de viajar con niños, es mejor llevar encima una fotocopia de sus certificados de nacimiento. Si uno de los progenitores viaja solo con niños se le pedirá un documento de consentimiento del otro progenitor.

Avión

Aeropuertos y compañías aéreas

La gran mayoría de los visitantes de Alaska y casi todos los vuelos internacionales llegan al aeropuerto internacional Ted Stevens Anchorage (ANC; www.dot.state.ak.us/anc). Los vuelos internacionales llegan a la terminal norte y los nacionales, a la terminal sur; un autobús de cortesía conecta ambas terminales cada 15 min. En ambas terminales hay autobuses, taxis y compañías de alquiler de coches. El aeropuerto tiene todos los servicios habituales, como consigna de equipaje, cajeros automáticos, cambio de moneda, wifi gratis y teléfonos de cortesía a varios hoteles de Anchorage.

El otro aeropuerto internacional de Alaska (muy limitado) es el aeropuerto internacional de Fairbanks (907- 474-2500; www.dot.state.ak.us/faiiap), con vuelos de temporada a Fráncfort, en Alemania

Algunas compañías aéreas que vuelan a Alaska son:

Alaska Airlines (800-426-0333; www.alaskaair.com)
American Airlines (800-443-7300; www.aa.com)
Condor Airlines (800-524-6975; www.condor.com)
Delta Air Lines (800-221-1212; www.delta.com)
JetBlue (800-538-2583; www.jetblue.com)
Sun Country Airlines (800-359-6786; www.suncountry.com)
United Airlines (800-863-8331; www.united.com)

Billetes

Como no llegan vuelos directos internacionales, Anchorage, y por tanto Alaska, no es el lugar más competitivo del mundo en cuanto a precios. Para empezar la búsqueda en línea de billetes conviene visitar webs de viajes y comparar los precios con los de las páginas web de las compañías que vuelan a Alaska, especialmente los de Alaska Airlines, ya que suele tener ofertas que solo se aplican a ventas por internet. En Airinfo (www.airinfo.aero) aparecen listados de agencias de viaje de todo el mundo y de agencias de venta en línea. 

Seattle suele ser el principal aeropuerto de enlace para vuelos a Alaska. Alaska Airlines tiene la mayor cuota de mercado, con 20 vuelos diarios a Anchorage y vuelos directos a Ketchikan, Juneau y Fairbanks. 

También se puede reservar un vuelo directo a Anchorage desde varias ciudades de EE UU. Delta vuela desde Mineápolis, Atlanta y Salt Lake City; American Airlines llega a Anchorage desde Dallas, Los Ángeles y Phoenix; y JetBlue desde Portland. Alaska Airlines, por supuesto, tiene vuelos directos desde muchas ciudades, como Los Ángeles, Denver, Chicago y Portland.

Condor ofrece vuelos directos de temporada a Fráncfort (Alemania) desde Anchorage y Fairbanks. 

Por tierra

Lo que al principio se llamó Alaska-Canada Military Hwy es hoy la Alcan (Alaska Hwy). Esta asombrosa carretera de 2236 km empieza en Dawson Creek, en la Columbia Británica, termina en Delta Junction y entre medio recorre vastas extensiones naturales del noroeste de Canadá y Alaska. Si se tiene tiempo, la Alcan es un viaje único al norte. Para recorrerla solo hay dos opciones: automóvil o autobús.

Autobús

Con una combinación de autobuses se podrá ir desde Seattle a Alaska por la Alcan, aunque los servicios son limitados y el recorrido es muy largo. Desde Seattle, Greyhound (800-661-8747; www.greyhound.com) va hasta Whitehorse, un trayecto de más de 60 h. Un billete de ida cuesta unos 200 US$ si se compra en línea con antelación. Desde Whitehorse, Alaska/Yukon Trails (907-479-2277; www.alaskashuttle.com) sale los domingos, martes y viernes en dirección a Fairbanks y cuesta 385 US$. Este viaje, que pasa por Dawson City, dura dos días.

Automóvil y motocicleta 

Llevarse el coche a Alaska proporciona una gran libertad. Se podrá salir cuando se quiera, parar siempre que apetezca y planificar el recorrido sobre la marcha. Conducir hasta Alaska no es barato, y eso sin contar el desgaste de los miles de kilómetros que se recorrerán una vez allí. 

Actualmente la Alcan está completamente asfaltada y, aunque hay tramos con montones de baches, ondulaciones causadas por la congelación y descongelación del asfalto y gravilla suelta, ya no se encuentra en las terribles condiciones en las que estaba unas décadas atrás. Cada 30-80 km hay sitios para comer, gasolineras y alojamientos; el tramo más largo entre gasolineras es de 160 km.

En el lado canadiense los hitos están marcados en kilómetros (en el lado de Alaska son hitos en millas), con uno cada 5 km tras el km 0 de Dawson Creek. La mayoría de los veteranos de la carretera dicen que unos 480 km al día (unas 300 millas) es un buen ritmo, que permite parar tantas veces como se quiera para observar el paisaje o los animales. 

Por toda la ruta, Tourism Yukon (800-661-0494; www.travelyukon.com) cuenta con varios centros de visitantes con folletos y mapas. 

Autostop

Hacer autostop es más habitual en Alaska que en el resto de EE UU, y se practica aún más en las carreteras rurales de tierra como McCarthy Rd y la Denali Hwy que en las carreteras asfaltadas. Esta práctica nunca es del todo segura y, por tanto, no se recomienda. Los viajeros que hagan autostop deben ser conscientes de que corren un riesgo, por pequeño que sea. Dicho esto, si se está bien preparado y se tiene tiempo suficiente, hacer dedo por la Alcan puede ser una manera fácil de ver el país, conocer gente y ahorrar.

La Alcan parece inspirar el espíritu pionero en los viajeros que la recorren. Los conductores están dispuestos a recoger autostopistas, mucho más de lo que lo están los conductores del resto de estados, pero el problema es que no hay demasiada gente que circule por ella. Aunque toda la Alcan es lenta de recorrer, hay tramos especialmente malos. El peor, posiblemente, sea el de Haines Junction, el cruce del Yukon donde muchos autostopistas que van al sur se quedan colgados al intentar encontrar un coche para ir a Haines, al sureste de Alaska. 

Si no se quiere hacer autostop por toda la carretera, se recomienda tomar el ferri de Alaska Marine Highway de Bellingham (Washington), a Haines y empezar ahí a hacer autostop. Se recortará el viaje a la mitad pero aún se podrá recorrer los tramos más espectaculares de la carretera.

Por mar

Como alternativa a la Alcan se puede atravesar el Pasaje Interior desde los estados continentales. Alaska Marine Highway (AMHS; 800-642-0066; www.dot.state.ak.us/amhs) cuenta con un servicio regular de ferris para automóviles que zarpa de Bellingham (Washington); une todas las localidades principales del Panhandle y las comunidades del Prince William Sound y la península de Kenai.

También hay cruceros. De hecho, la mayor parte de los turistas de Alaska (cerca de un millón al año) llega en cruceros prepagados, que suelen zarpar de Vancouver, Seattle o San Francisco.

Circuitos

Los paquetes de circuitos a menudo son la manera más asequible para ver grandes extensiones de Alaska, si entre las necesidades del viajero están los mejores hoteles de cada localidad y un desayuno completo cada mañana. Pero se mueven muy rápido, lo que deja muy poco tiempo libre para excursiones y otras actividades.

Agencias que ofrecen paquetes en Alaska:

Alaska Collection (888-602-3323; www.alaskacollection.com)
Alaska Wildland Adventures (800-334-8730; www.alaskawildland.com; circuitos 3000-8100 US$)
Gray Line (888-425-1737; www.graylineofalaska.com; Hilton Anchorage, 500 W 3rd Ave, Anchorage)
Green Tortoise Alternative Travel (800-867-8647, 415-956-7500; www.greentortoise.com; circuitos 789-1089 US$).


Cómo moverse por Alaska

Avión

Los vuelos regulares son más económicos que los chárter. 

Compañías aéreas en Alaska

Alaska Airlines (800-426-0333; www.alaskaair.com) Vuela a un sorprendente número de destinos. Al resto vuelan varias compañías más pequeñas:
Alaska Seaplanes (907-789-3331; www.flyalaskaseaplanes.com) Juneau, Haines y norte del Panhandle.
PenAir (800-448-4226; www.penair.com) Islas Aleutianas, península de Alaska y bahía de Bristol.
Ravn Alaska (907-266-8394, 800-866-8394; www.flyravn.com) Fairbanks, Nome, Barrow, Deadhorse, Valdez y Kodiak.
Taquan Air (800-770-8800; www.taquanair.com) Ketchikan, isla del Príncipe de Gales y sur del Panhandle.

Avionetas

Con el 75% del territorio del estado inaccesible por carretera, las avionetas (bush planes) son el principal medio de transporte por el interior del estado. Trasladan residentes y suministros a partes aisladas de las zonas rurales, llevan a pescadores a los mejores puntos de pesca del país y dejan a mochileros en mitad de la naturaleza virgen.

En las grandes ciudades como Anchorage, Fairbanks, Juneau y Ketchikan conviene comparar precios antes de contratar una avioneta. En aldeas y poblaciones pequeñas se tendrá suerte si se puede escoger. 

Entre estas avionetas hay hidroflotadores, que despegan y aterrizan en el agua, y los llamados “beachlanders”, con grandes ruedas que usan para aterrizar y despegar en las accidentadas orillas de grava. Los precios dependen del tipo de avioneta, el tamaño, el número de pasajeros y el tiempo de vuelo. De media, una Cessna 185, que puede llevar a tres pasajeros y equipaje limitado, costará un máximo de 500 US$ por 1 h de vuelo. Una Cessna 206, algo más grande y con  espacio para cuatro pasajeros, cuesta 550 US$, y una Beaver, donde caben cinco pasajeros con equipaje, unos 600 US$. Al fletar una avioneta se paga por el tiempo que tarda en llegar al punto de destino más el de vuelta al punto de partida.

Al volar a una zona natural hay que asegurarse de comprobar las horas y puntos de recogida. Los pilotos sobrevuelan el punto de recogida y, si no ven a nadie, vuelven a la base y llaman a las autoridades… pero el vuelo lo cobran igual.

Siempre hay que calcular días extra al fletar un avión, ya que es habitual quedarse tirado un día o dos por el tiempo y tener que esperar a poder volar. No hay que preocuparse: los pilotos no se olvidan del cliente. 

Bicicleta

Para los amantes del ciclismo, Alaska ofrece diversas aventuras por carreteras asfaltadas bajo el sol ártico que permite pedalear hasta la medianoche, si se quiere. Las bicicletas pueden llevarse en los ferris de la Alaska Marine Highway pagando un billete adicional y constituyen una manera fantástica de explorar pequeñas poblaciones sin necesidad de alquilar un coche.

La mayoría de los ciclistas de carretera intentan evitar la grava, pero si se recorre la Alcan (cada vez más popular) no queda más remedio que pedalear por tramos de grava sobre el asfalto. Por el contrario, los ciclistas de montaña disfrutarán como locos en las carreteras de grava como la Denali Hwy del interior.

Si se llega a Alaska sin bicicleta, en algunas localidades se podrán alquilar; se pagan 30-50 US$ al día. También es posible llevar la bicicleta en el avión pagando el exceso de equipaje. Alaska Airlines cobra 75 US$.

Arctic Bicycle Club (907-566-0177; www.arcticbike.org), en Anchorage, es el mayor club de ciclismo de Alaska y patrocina diversos circuitos de bicicleta de carretera y montaña en verano.
En su página web aparece un listado de tiendas de ciclismo del estado.

Otros grupos de ciclismo:

Bike Anchorage (907-891-8906; www.bikeanchorage.org) La principal organización ciclista de Anchorage.
Fairbanks Cycle Club (www.fairbankscycleclub.org) Con información sobre ciclismo en la región de Fairbanks.
Juneau Rides (https://juneaurides.org) Promueve el ciclismo en Juneau; su página web ofrece mucha información local.

Barco

El ferri de Alaska Marine Highway (800-642-0066; www.dot.state.ak.us/amhs) para en 35 puertos a lo largo
de 5632 km de costa desde Bellingham (Washington), a Dutch Harbor en las Aleutianas. Hay nueve servicios regulares que navegan a las cuatro regiones principales: el sureste (de Ketchikan a Skagway), la Cross-Gulf Route (de Juneau a Whittier), el sur-centro de Alaska (Prince William Sound, península de Kenai y Kodiak) y el suroeste (península de Alaska e islas Aleutianas).

En algunas localidades, como Juneau, Sitka o Haines, la terminal del ferri se halla a  varios kilómetros del centro y es necesario ir en autobús o taxi.

Para ir al sureste también están los barcos de Inter-Island Ferry Authority (866-308-4848; www.interislandferry.com), que une Ketchikan con la isla del Príncipe de Gales; y los de Haines-Skagway Fast Ferry (888-766-2103; www.hainesskagwayfastferry.com; ida adultos/niños 36/18 US$), que conecta Skagway con Haines.

Autobús

Aunque no hay una red de autobuses estatales, ni Greyhound, diversos autobuses de enlace (normalmente furgonetas de 12 asientos) recorren casi todas las carreteras principales de Alaska en verano, aunque no siempre circulan a diario. En internet se pueden consultar horarios y precios, así como reservar.

Automóvil y motocicleta

En Alaska hay pocas carreteras y las que hay no cubren todo el estado. Eso sí, conducen a unos paisajes increíblemente espectaculares. Es la mejor razón para recorrer el estado en automóvil o motocicleta, sea propio o de alquiler. De esta manera se puede parar y viajar a placer, manteniéndose a distancia de las autocaravanas y los autobuses turísticos.

Asociaciones automovilísticas

AAA (800-332-6119; www.aaa.com), la asociación de conductores más grande de EE UU, tiene una oficina en Alaska, Anchorage Service Center (907-344-4310; 3565 Arctic Blvd, Anchorage), que ofrece mapas, descuentos y servicio de asistencia en carretera.

Gasolina y recambios

En las carreteras principales y rutas turísticas hay muchas gasolineras. En Anchorage y Fairbanks la gasolina cuesta 0,10-0,15 US$ más por galón (1 galón equivale a 3,78 litros) que en el resto del país. Por la Alcan, en comunidades rurales como Nome y en gasolineras solitarias en carreteras aisladas los precios son
increíblemente altos.

La mayoría de las localidades con carreteras concurridas cercanas tienen un taller mecánico, aunque es posible que se tenga que esperar un día para que llegue algún repuesto desde Anchorage. En algunas localidades pequeñas no se tendrá tanta suerte. Todo aquel que viaje por Alaska debe llevar un neumático de repuesto de medida normal y correas de repuesto, como mínimo. 

Seguro

Para conducir por Alaska es necesario un seguro de daños a terceros, que cubre los daños causados a otro vehículo en caso de accidente, pero las compañías de alquiler no siempre lo ofrecen porque muchos estadounidenses ya tienen su propio seguro. Esto  sucede, sobre todo, en muchas de las compañías más  económicas. Las más grandes ofrecen un seguro de  responsabilidad en daños por colisión (CDW), que cubre los daños al coche en caso de accidente. Eso puede aumentar el precio del alquiler unos 15 US$ o más al día, y puede tener una franquicia de hasta 1000 US$. Es mejor, y mucho más barato, llegar con un seguro de alquiler de coche contratado a través de una compañía aseguradora, a través de la AAA u otra asociación o a través de los emisores de tarjetas de crédito, como American Express.

Alquiler y compra

Para dos o más personas, alquilar un coche es una manera asequible de viajar, mucho más económica que hacerlo en autobús o tren. Las agencias de alquiler suelen pedir un carné de conducir válido, una tarjeta de crédito y que el conductor sea mayor de 21 años (en algunos sitios, 25 años). Casi siempre sale mejor alquilar un coche en una ciudad en vez de en el aeropuerto porque los alquileres de aeropuerto pagan mayores impuestos.

Los contratos de alquiler se deben leer con cuidado, especialmente los detalles relacionados con la conducción por carreteras de tierra o grava. Muchas agencias, sobre todo en la zona de Fairbanks, no permiten que sus utilitarios circulen por carreteras de tierra. Si se incumple el contrato y se tiene un accidente, el seguro no cubrirá las reparaciones. También hay que tener en cuenta el kilometraje. Hay que sumar los kilómetros que se vayan a recorrer y escoger entre las 100 millas (160 km) gratis diarias o el plan de kilómetros ilimitados, más caro. 

En verano, los vehículos de las agencias más económicas siempre se agotan, por lo que se recomienda reservarlos al menos con un mes de antelación. 

Autocaravanas

A la tierra del sol de medianoche llegan amantes de las autocaravanas a mansalva. Por esta razón existen más de una decena de agencias, casi todas en Anchorage, dedicadas a su alquiler. Son tan populares que se tienen que reservar con cuatro o cinco meses de antelación.

ABC Motorhomes (800-421-7456; www.abcmotorhome.com)
Clippership Motorhome Rentals (800-421-3456; www.clippershiprv.com)
Great Alaskan Holidays (888-225-2752, 907-248-7777; www.greatalaskanholidays.com; alquiler por día desde 105 US$)

Estado de las carreteras y peligros 

Para informarse sobre el estado de las carreteras, cortes de tráfico y otras cuestiones relacionadas, hay que ponerse en contacto con Alaska511 (511, fuera de Alaska 866-282-7577; http://511.alaska.gov).

Transporte local

En las ciudades y en la mayoría de las localidades de tamaño medio hay servicio de taxi. A veces, el muelle del ferri de Alaska Marine Highway queda fuera de la localidad. En algunos casos existe un servicio de traslados mientras que en otros se tiene que combinar el servicio de taxi y autobús local. En algunas ciudades también hay pequeñas redes de autobús urbano; las más amplias son las de Anchorage, Fairbanks, Juneau y Ketchikan.

Tren

Ferrocarril de Alaska

El Ferrocarril de Alaska (Alaska Railroad; 800-544-0552; www.akrr.com) tardó ocho años en construirse y hoy se extiende 756 km de Seward a Fairbanks, a través de un paisaje espectacular. Viajando en autobús por la George Parks Hwy se ahorra dinero, pero muy pocos viajeros se arrepienten de viajar en el Ferrocarril de Alaska y observar la naturaleza virgen desde sus vagones. 

Servicios

La línea entre Fairbanks y Anchorage tiene servicio durante todo el año, y en verano (fin may-med sep) se añade una línea que va de Anchorage a Whittier y de Anchorage a Seward. 

El trayecto más popular es el de Anchorage a Fairbanks, de 540 km, con parada en el Parque Nacional de Denali. En dirección norte, en la milla 279, el ferrocarril pasa a 74 km del Denali y desde los miradores del tren hay unas vistas increíbles. A continuación se reduce la marcha para cruzar el puente de 280 m sobre el barranco Hurricane.

El trayecto entre Anchorage y Seward es uno de los recorridos en tren más espectaculares del mundo. Desde Anchorage, el viaje de 183 km empieza bordeando los 96 km del Turnagain Arm, en la ensenada de Cook. Luego vira al sur, sube por puertos de montaña, atraviesa profundos cañones y llega a menos de 1 km de tres glaciares.

El tren de Anchorage a Whittier, que para en Girdwood y atraviesa dos largos túneles, convierte Whittier en un divertido destino de excursión. Igualmente entretenido es viajar en el Hurricane Turn, uno de los últimos trenes con paradas discrecionales de EE UU, que sale de Talkeetna. 

Reservas

A través de la página web del Ferrocarril de Alaska (800-544-0552; www.akrr.com) se pueden reservar y comprar billetes. Se recomienda especialmente reservar en línea y con antelación los billetes de la línea Anchorage-Denali para julio y principios de agosto. 

White Pass & Yukon Route 

El ferrocarril que cubre la White Pass & Yukon Route se construyó en pleno apogeo de la fiebre del oro de Klondike. Aún es posible viajar en él de Skagway a Carcross, en el Yukon, y completar el viaje hasta Whitehorse en autobús. El billete combinado de tren y autobús de ida cuesta 129/64,50 US$ por adulto/ niño. El viaje se considera un “circuito”, con un guía que va comentando el viaje.

En verano conviene reservar. Para más información hay que ponerse en contacto con White Pass & Yukon Route (800-343-373; www.whitepassrailroad.com).

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Alaska, Estados Unidos
Descubre por qué Lonely Planet ha elegido Alaska Top 2 del 'ranking' de las mejores regiones para viajar en 2018. Este es el Best in Travel 2018.
James y Courtney Forte_Aurora Open_Getty Images
La Calzada del Gigante, condado de Antrim, Irlanda del Norte
Las 10 mejores regiones para viajar en el 2018, según Lonely Planet. Este es el 'ranking' Best in Travel 2018.
Stuart Stevenson Photography / Moment RF / Getty Images
Tombstone Territorial Park, Yukón, Canadá
Un viaje por Yukón, Canadá, frontera con Alaska, un aventurero territorio donde habitan más animales que personas.
Pi-Lens_Shutterstock